martes, 17 de marzo de 2009

Fernando Colunga: su trabajo habla por el cada 3 minutos , en algun lugar del mundo , se emite una novela protagonizada por el




Fernando Colunga: Su trabajo habla por él
Cada tres minutos, en algún lugar del mundo, se emite una telenovela protagonizada por este actor mexicano



Fernando Colunga: Es un "ladrón"
15-Abril-2008 (08:24 p.m.)

Destaca Fernando Colunga destaca el buen momento del cine la...
15-Abril-2008 (03:07 p.m.)

El Potrillo es el hispano más sexy, según revista
25-Marzo-2008 (11:24 a.m.)








Cada tres minutos, en algún lugar del mundo, se transmite una telenovela protagonizada por Fernando Colunga.

Lleva 20 años haciendo de su vida una telenovela, pero sólo en la pantalla, porque sus actividades fuera de escena no están al alcance de casi nadie.

A sus 43 años, asegura que su trabajo habla por él: es quizás el actor más respetado de un género muchas veces menospreciado, pero también ha incursionado con éxito en el teatro y en el cine. Encantador, inteligente y muy educado parece algo más que una cara bonita de telenovela.

Disciplinado como pocos, no responde al patrón de galanazo. Licenciado en Ingeniería Civil, como su padre, entró en la industria por casualidad: su habilidad con las motos, una de sus pasiones, le llevó a doblar en las escenas de riesgo a las estrellas del momento.

—¿A estas alturas de su carrera sigue disfrutando de su profesión?

“Yo amo lo que hago, así pues el balance es positivo, muy bueno… Estos veinte años, la verdad, me los he pasado muy bien”.

“Amor Real” (2003) fue la telenovela que le catapultó a la fama, precedida por éxitos como “María la del Barrio”, “La Usurpadora” o “Esmeralda”. Fue proyectada en 150 países y batió récords de audiencia en casi todos. En Estados Unidos fue el cuarto programa de televisión más visto ese año, a pesar de que se emitió en español.

—Dicen de usted que es un trabajador infatigable y que estudia el papel hasta mimetizarse con la piel del personaje. Sus explosiones de ira o furia en la pantalla son antológicas y tan creíbles que, según cuenta la leyenda, le ha costado algún disgusto a algún compañero de rodaje.

“ ¡¡Nooo, no es cierto!! ¿Quién dijo eso? Es una mentira. No, mira hay que dejar algo muy claro. El chiste de una escena de acción, de una escena violenta, es que lo parezca, pero que no suceda. Todas las escenas se planean, se estudian entre los que intervenimos en ella. Yo siempre que hago escenas de acción las estudio y actúo con toda profesionalidad para que no haya lesión, ni siquiera intento de lesión. Si tiene que verse violento, se hace, esa es la magia, una cosa es que parezca y otra que suceda, pero de ahí a lesionar a un compañero, no por favor”.

Obsesionado con la perfección en su trabajo, tras su paso por el Centro de Educación Artística de Televisa, ha completado su formación actoral en escuelas de cine, dirección y producción de Los Ángeles y Londres.

—¿Trabajaría fuera de México si el proyecto merece la pena?

“De hecho ya lo hice, hace año y medio me fui a Estados Unidos. Yo tengo apertura, voy donde esté el trabajo”.

—En España hace tiempo se le vinculó con algún proyecto de Almodóvar ¿cruzará el charco?

“Yo estoy abierto a ir donde me llame el trabajo, no tengo ningún problema. De España no se ha concretado ningún proyecto, pero si sucede, viajaré allí”.

No le quita el sueño, pero está considerado como uno de los latinos más sexys del mundo y como el mejor posicionado en las encuestas para ser el primer latino que encarne a James Bond (40 por ciento de votos, según la revista People).

—¿No teme encasillarse como el eterno galán de telenovelas?

“No. Ceo que la actuación es un universo; independientemente del género donde actúes, tú como actor, tienes una serie de herramientas para crear, dar forma, enriquecer un personaje”.

— Sus últimos tres éxitos –“Amor Real” (2003), “Alborada” (2005), “Pasión” (2007)—han sido novelas de época. Ahora está inmerso en “Mañana Es para Siempre”, una trama distinta a los melodramas convencionales que algunos juzgan como un paso atrás en su carrera.

“No para nada. En realidad la novela se está viendo en México—y ya se ha estrenado en otros países, entre ellos, España y Estados Unidos—y está funcionando muy bien, incluso por encima de las expectativas”.

—¿Después de “Mañana Es para Siempre”, en qué lo veremos, tiene algún proyecto a la vista?

“No, ahorita hasta que no termine, no distraigo mi mente con otros proyectos, después ya decidiré”.

—A diferencia de otros actores ha hecho un blindaje absoluto de su vida privada, apenas se conoce nada de usted que no tenga relación con su trabajo, no aparece en revistas del corazón, no hace publicidad y sólo acude a las fiestas o eventos por compromisos de trabajo. ¿Ha tenido que pagar alguna cuota por mantener su intimidad fuera de los focos?

“No al contrario, la cuota la pagas cuando no tienes vida privada y tienes que estar vendiendo constantemente episodios de tu vida, bien sea en forma de escándalos, bien sea otro tipo de cosas. La forma más sencilla es la que yo sigo: mejor te concentras en tu faceta de actor, que es bien complicada”.

—¿Le afectan los rumores que regularmente salen en México y que cuestionan su sexualidad?

“No. Me da igual. Yo sé quién soy, mi gente sabe quién soy, y mi trabajo habla por mí. Me preocupo por mi trabajo. Lo demás no me importa, que hablen lo que quieran”.

—Se habla de un desencuentro e incluso divorcio entre usted y una parte de la prensa mexicana que lo tilda de inaccesible, altivo, incluso soberbio… .

“No, yo no veto a nadie. Cada uno tiene que concretarse a su trabajo. Pero luego, después de ver o leer determinadas cosas, tienes una guía y entonces si puedes decidir a quién das una entrevista y a quién no. Así de sencill

No hay comentarios: